La de este martes fue una jornada con fuertes caídas en la plaza norteamericana. El principal factor bajista fue atribuido a una mejora en las perspectivas climáticas en regiones productivas clave de Estados Unidos. Pero fuera de lo intrínsecamente agrícola, se sumaron, por un lado, el accionar de los fondos que liquidaron en masa posiciones de contratos futuros de materias primas y, por otro lado, la creciente tensión entre China y Taiwán.

En este contexto, la soja cerró la primera sesión semanal, luego del feriado largo por el Día de la Independencia estadounidense, con caídas superiores al 6%. Concretamente, la oleaginosa registró perdidas superiores a los u$s 30 en todas las posiciones y volvió a quedar por debajo de los u$s 500.

Como se indicó, las bajas se atribuyeron al clima ya que se registraron precipitaciones en las principales regiones productivas de EEUU. y se esperan más lluvias en los próximos días en momentos en los que el cultivo ingresa en una etapa clave. “Además, la debilidad evidenciada en los mercados de aceites vegetales, y las proyecciones de menores importaciones de biocombustibles por parte de la Unión Europea durante el corriente año también habrían contribuido a la inercia bajista”, señaló la BCR en su reporte diario.

Los futuros de maíz culminaron también con fuertes pérdidas de más de u$s 15 en todos los contratos, cayendo hasta el límite diario permitido para una sesión. Al igual que la soja “los pronósticos climáticos para las próximas dos semanas indican temperaturas frescas y abundante lluvia en las principales regiones productivas del medio-oeste norteamericano, justo cuando los cultivos ingresan a la etapa crítica de polinización, lo cual daría un fuerte impulso a los rindes”, apuntaron los analistas rosarinos.

Además, “las noticias de la semana pasada sobre una menor área sembrada a la estimada están siendo eclipsadas por las perspectivas de rindes por encima del promedio histórico, lo cual ejerce presión sobre los precios”, agregaron.

el trigo finalizó la rueda con caídas de más de u$s 9, “luego de que se registraran precipitaciones en Dakota del Norte, el principal estado productor de trigo de primavera, que había estado siendo severamente afectado por la falta de agua en las últimas semanas. Sin embargo, señales de una robusta demanda externa habrían limitado las caídas”, resumió la BCR en su informe.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *