Mercado de granos: por qué es mejor cubrirse que andar descubierto