El anuncio igual que a todos nos tomó por SORPRESA, el Gobierno decidió cerrar hoy las exportaciones de maíz., así fue informado por el Ministerio de Agricultura de la Nación, informando que se suspendió temporariamente la registración de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) para el maíz cuya fecha de inicio de embarque sea anterior al 1° de marzo de 2021, “cuando arranca formalmente la nueva campaña 2020/21 del cereal”.

De esta manera, el Gobierno recurre a la intervención en el mercado como ya lo hizo el kirchnerismo durante su anterior gestión. En ese momento, la medida provocó un fuerte desincentivo al uso de tecnología. El cierre del mercado generó un fuerte malestar en el sector y una caída de precios.

Según la cartera agrícola, la decisión “se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción”.

En este sentido, informó que, hasta el presente, se lleva autorizada la exportación de 34,23 millones de toneladas de maíz de la campaña 2019/20, sobre un total teórico exportable de 38,50 millones de toneladas. “Se ha cumplido con el 89% del mismo”, precisó.

Agricultura dijo que el objetivo de la medida es que “las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano cuando la oferta de cereal tiende a escasear”.

La medida del Gobierno generó una fuerte sorpresa y malestar en medio de una siembra que ya cubrió el 74,8 % de una proyección de 6,3 millones de hectáreas para grano comercial para el ciclo 2020/21.

Para Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), ya había “señales negativas que venía emitiendo el Gobierno respecto de la intervención de los mercados y el cierre de exportaciones, viejas recetas obsoletas que ya mostraron en el pasado que provocan el efecto opuesto al que se pretende lograr”.

“Lamentablemente, se cumplieron. Esto a la larga va a hacer que haya menos producción y los precios suban. Una muestra más de la desacertada política agropecuaria y de la falta de rumbo económico de este Gobierno”, añadió el presidente de la Rural.

Por su parte, Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), señaló que la medida “es parte del cepo exportador a los granos y reafirma la empobrecedora política oficial que viene llevando a cabo el Gobierno de destruir los mercados en beneficio de unas pocas empresas y en perjuicio de 30.000 productores de maíz, a los que se les deprime artificialmente el precio que reciben”.

“Estamos sorprendidos. Es injustificada porque hay maíz en el mercado. Nunca ocurrió que falte maíz en la Argentina. El problema tiene que ver con que los productores tienen un tipo de cambio que no los favorece y aguardan a que la situación mejore para comercializarlo”, remarcó Alberto Morelli, presidente de Maizar. Señaló que el sector tratará de hablar con las autoridades para revertir la medida.

En tanto, Matías de Velazco, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), cree que detrás de la intervención está el tema del precio de la carne que el Gobierno pretende que no suba.

“Están tratando de controlar el precio de la carne. El objetivo es que haya carne más accesible. Ya había rumores y llamados del Gobierno al sector por esta cuestión”, dijo a LA NACION.

Asimismo, señaló que las autoridades están jugando sus cartas: “La primera que jugaron fue la conversación con los frigoríficos para lograr un programa de carne a valores accesibles, la segunda es la intervención del maíz y otra de las cartas que les queda, si no logran bajar el precio de la carne, es directamente limitar la exportación de carne”.

Según el dirigente, el Gobierno cree que interviniendo el mercado pueden manejarlo. “Pero el mercado se regula, solo sin intervenciones. El sector ya está en estado de alerta y movilización. Si llegan a perseverar con manipuleo de mercado esto va a un paro seguro”, indicó.

FUENTE: LA NACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *