EL tema del día en el comienzo de todas las conversaciones fue ¡QUE CALOR! y será por varias días más, compartimos el informe el SERVICIO METEOROLÓGICO NACIONAL donde se cuenta el motivo de esta OLA de calor y el TIEMPO que durará.

En el mundo siguen el progreso de la ola de calor extremo que se espera en Argentina

Según los pronósticos, las marcas térmicas de la semana pueden llegar a los 42°. Qué ocurre en la atmósfera para que esto ocurra.

Esta situación, agrega la entidada nacional, estará acompañada por escasez de lluvias (sólo con algunas tormentas aisladas) lo cual intensificará las condiciones de sequía que ya existen en todas las zonas agrícolas, y el consiguiente riesgo de incendios.

Pésima noticia para los productores y asesores técnicos, considerando La Niña vigente, y también que los pronósticos de lluvias previstos para el 12 enero, como destacaba la Bolsa de Comercio de Rosario, “desaparecieron”.

Desde la entidad rosarina, también destacaban un patrón atmosférico sobre lo que sucede en la región, que también visualizaron algunos modelos climáticos. “El problema de la falta de ingreso de humedad se agrava por la presencia de un importante centro de alta presión ubicado sobre el margen este del país”, dicen.

Bloqueo y cultivos

Algunos analistas en el mundo se arriesgaron a decir que la ola de calor esperada se debe a un patrón atmósferico llamado “bloqueo en omega”, debido a su semejanza con la letra griega. Aunque estos patrones no son típicos de esta región, hay semejanzas en la configuración ya que un área de alta presión se intercalará entre dos zonas de bajas presiones una al este y al oeste, y también ligeramente hacia el sur.

Esto sería uno de los principales impedimentos para el desarrollo de precipitaciones.

De esta forma, la semana terminará por definir el cuadro de situación de los cultivos de verano y muchos más lotes quedarán en “terapia intensiva” y a la vista de definir su destino final. Porque, según los datos reportados en el último informe de la Guía Estratégica para el Agro, de la Bolsa rosarina, “las lluvias de las primeras horas del 2022 no alcanzaron para sostener el rinde de la soja y el maíz en la zona núcleo”.

Esto, definitivamente, puso en jaque a la principal zona productora de estos cultivos, la cual esperaba superar las 50 millones de toneladas de cada caso.

Cabe destacar que el principal interrogante, luego del paso de la ola, está sobre los lotes que estaban en “buena condición”. Según la Bolsa, para la zona central, son el 45% de los casos en maíz de primera y un 55% para la soja de primera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *