De la mano del clima, el trigo argentino estaría en condiciones de alcanzar un récord productivo con más superficie implantada y un mayor volumen a cosecha. Nuestros especialistas atentos a las novedades nos recomendaron este articulo para compartir en nuestra web de noticas.

Las últimas lluvias registradas fueron clave para impulsar la intención de siembra y afianzar una mayor superficie para el cereal. En el caso de Córdoba, aumentaría en un 11 % el área respecto al año pasado.

Estos son algunos de los datos que surgen de las estimaciones nacionales del último reporte de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Más superficie, Más producción
Con el 90% sembrado, el trigo se afianza con más superficie llegando a las 6,8 millones de hectáreas, el mayor nivel de siembra de los últimos 20 años, superando por muy poco a la siembra del 2019/20 (6,97 M ha). Gracias al clima, en los últimos 20 días se implantaron unas 2 millones de hectáreas que permitieron sumar más área.

De acuerdo a las estimaciones, se hace más firme un escenario de normalidad y un horizonte productivo récord para Argentina que alcanzaría los 20,5 millones de toneladas, cuando hace un mes se estimaban 20 millones. “El volumen proyectado sale de tener en cuenta pérdidas de área en torno a las 200.000 hectáreas y el rinde promedio nacional de los últimos 5 años: 31 qq/ha”, indicaron los técnicos de la BCR.

Una diferencia que contribuye con este escenario “es que en julio del año pasado había 1 millón de hectáreas implantadas regulares a malas por una sequía feroz en el centro y norte del país. Hoy, en cambio solo hay 75.000 hectáreas regulares en el norte de Córdoba”.

El clima este año se puso a favor de la siembra de trigo en Argentina y fue fundamental para que en las últimas 3 semanas se hayan implantado casi 2 millones de hectáreas y sumar más área para alcanzar las 6,8 millones/ha. El crecimiento interanual de trigo ahora es de 3,7% de superficie”, indica el informe.

Lluvias clave
El informe de la BCR consigna que “junio no dejó grandes lluvias, pero acompañó con milímetros claves para la siembra triguera. Y julio con las recientes lluvias quita de en medio el fantasma de la falta de agua que un año atrás acorralaba al cultivo”

A mediados de junio se produjeron lluvias claves para Córdoba que llegaron entre nevadas y lloviznas. También hubo lluvias en la última semana de junio en zonas del este de la región pampeana.

En este sentido, teniendo en cuenta los ajustes por provincia, en Córdoba, que venía con una intención de 1,4 millones/ha, sin agua en la primera quincena de junio se esperaba un recorte de alrededor de 200.000 ha. Pero el evento de mediados de junio dio una segunda oportunidad de siembra y la provincia alcanzará 1,35 millones/ ha. De esta manera Córdoba quedaría con un 11% más de área triguera que en el 2020.

En Buenos Aires se esperaba un recorte interanual del 10% pero el descuento será de solo un 6%. En Santa Fe también habrá más trigo del que se estimaba hace un mes. Con un 8,5% más de área triguera que en el 2020.

Santa Fe alcanzará el mayor nivel de siembra en toda su historia triguera: 1,3 millones/ha. El crecimiento triguero en el centro y norte de la provincia ha sido fundamental para alcanzar esta cifra”, destacaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *