Hace un año, con 6,9 millones de hectáreas, el trigo apuntaba a superar los 20 millones de toneladas, ahora, con malos pronósticos y un escenario muy complejo por falta de agua, la estimación triguera de julio baja de 6,2 millones de hectáreas (estimadas en junio) a 5,9 millones de hectáreas.

Córdoba es una de la zonas productivas a donde más cayó la intención de siembra, ya que retrocedió 470.000 hectáreas respecto del año pasado, por lo que la caída sería de casi del 35%. Está estimación está en la misma línea de lo reportado recientemente por la Bolsa de Cereales de Córdoba, sobre la intención de siembra de los productores cordobeses.

Le sigue Santa Fe con una caída del 17%, unas 230 mil menos, comparando con 2021. En el norte argentino la baja sería del 19% y restaría 130.000 ha. La Pampa sembraría un 14% menos y sólo Entre Ríos podría sumar 30.000 ha. En Buenos Aires se ajustó área en norte de la provincia por la falta de posibilidades de siembra y en el sudeste por el pase de trigo a cebada.

“La falta de agua se interpuso en las posibilidades del ciclo 2022/23 con las labores casi detenidas. Faltan por sembrar casi 1,2 millón de hectáreas del cereal, por lo que el área puede seguir cayendo”, alertaron desde la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Hace cuatro años que la siembra triguera no bajaba de 6 millones de hectáreas. “Hay que retroceder al ciclo 2017/18 para encontrar un número inferior (5,4 M de ha.)”, comentaron.

De esta manera, la nueva estimación de la entidad quedó de la siguiente manera:

 

Con este panorama, la sequía de julio de 2022 ya es más grave que la de 2020. Por lo que el interrogante queda planteado, ¿es el peor escenario de siembra de los últimos 15 años?.

Fuente: Agroverdad.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *